Gracias a la globalización, viajar se ha convertido en un hábito para mucha gente.

Durante el viaje,se producen situaciones en las que nos vemos forzados a comunicarnos y hablar con los locales. Cuando no sabemos la lengua del país que visitamos, intentamos hacernos entender de todas la maneras posibles, ya sea con gestos o dibujos, por ejemplo.

Algunas veces decimos palabras que no tienen nada que ver con el contexto, creando situaciones embarazosas que en la mayoría de las ocasiones son divertidas y se convierten en una anécdota más del viaje. Pero en el caso de una emergencia, la situación es más seria y se puede convertir en un momento muy complicado.

También puede ocurrir que viajemos con una persona que habla idiomas, y  esperar que él o ella hable por nosotros. Podemos intentar comunicarnos y decir algo en el idioma, y esa misma persona quizás de ría de nosotros por no hablar perfectamente, lo que tiene un efecto muy negativo en  nuestra confianza.

Hablar un nuevo idioma conlleva situaciones donde tenemos la necesidad de comunicarnos, pero por la razón que sea, las palabras no salen y nos encontramos en una situación de bloqueo ¡Qué frustración!

¿ Y esas canciones que nos gustan tanto y queremos cantar pero no podemos? Intentamos cantar y las palabras no se parecen nada a la letra original…

Hablar idiomas con fluidez es importante para, por ejemplo, comunicarnos con amigos originarios de otro países. Para mantener la amistad es fundamental poder expresarnos de la mejor manera y que las palabras fluyan tal y como queremos.

Conocer otro idioma es esencial. La mejor manera de superar los bloqueos y la vergüenza a la hora de hablar otro idioma es estudiar y practicar una y otra vez. Aprender inglés o el idioma del país que visitamos, nos da confianza y tranquilidad porque sabemos que seremos capaces de comunicarnos sin problemas y así superar cualquier dificultad que pueda surgir.

Al principio del curso, la mayoría de los alumnos tienen ganas de aprender,pero se muestran prudentes o tímidos a la hora de hacerse notar en el grupo. La labor del profesor es saber cómo romper el hielo y hacer que los alumnos se sientan cómodos y se comuniquen de manera fluida.

En AGILE TRAINING las clases son dinámicas,  con un componente práctico predominante donde los alumnos son motivados a hablar a través de métodos tales como juegos,vídeos, tarjetas, teatralización y actividades individuales o en grupo para presentar al resto de los compañeros.

Estimular la confianza para superar barreras y así hablar en otro idioma es el reto más grande de nuestros profesores, pero también lo que más satisfacción y sentido de misión les produce,porque ser testigo de la progresión de sus alumnos es una de las mayores recompensas a su trabajo.